La contaminación acústica es una de las formas de la contaminación atmosférica que puede afectar en mayor medida a la salud de las personas sin ser realmente consciente de ello.

¿Qué es la contaminación acústica?

contaminacion-acustica-fuentes

Responder a esta pregunta de una forma intuitiva es muy fácil ya que cualquier persona a la que le pregunte sobre qué es la contaminación acústica responderá aproximadamente que son los ruidos molestos que hay en el medioambiente.

Sin embargo, esta definición intuitiva puede ampliarse y dar una definición como la que se puede leer en la wikipedia:

Se llama contaminación acústica (o contaminación sonora) al exceso de sonido que altera las condiciones normales del ambiente en una determinada zona. Si bien el ruido no se acumula, traslada o mantiene en el tiempo como las otras contaminaciones, también puede causar grandes daños en la calidad de vida de las personas si no se controla bien o adecuadamente.

El término “contaminación acústica” hace referencia al ruido (entendido como sonido excesivo y molesto), provocado por las actividades humanas (tráfico, industrias, locales de ocio, aviones, etc.), que produce efectos negativos sobre la salud auditiva, física y mental de los seres vivos.

En esta definición comienzan a aparecer nuevos términos como las actividades humanas y la salud. Al señalar consecuencias sobre la salud, se avanza que puede tener consecuencias que van más allá de la mera molestia como por ejemplo puede ser efectos directos sobre el propio oído pero también sobre el cerebro. En este enlace se puedne ver los efectos sobre la salud de la contaminación acústica.

Sin embargo, para emprender acciones legales en caso de estar afectado/a por contaminación acústica, es necesario conocer cómo la legislación vigente establece como contaminación acústica de manera que nos permita conocer si tomamos o no acciones legales.

La ley española 37/2003, de 17 de noviembre, del Ruido, define la contaminación acústica como:

d) Contaminación acústica: presencia en el ambiente de ruidos o vibraciones, cualquiera que sea el emisor acústico que los origine, que impliquen molestia, riesgo o daño para las personas, para el desarrollo de sus actividades o para los bienes de cualquier naturaleza, o que causen efectos significativos sobre el medio ambiente.

En ambos casos se hace referencia al concepto “ruido” como clave para determinar si algo es o no contaminación acústica.

El ruido clave en la definición de contaminación acústica

La RAE (Real Academia de la Lengua española) define el ruido como:

(Del lat. rugĭtus).

  1. m. Sonido inarticulado, por lo general desagradable.

Una definición muy amplia donde puede caber cualquier cosa. A modo de anécdota, una persona puede considerar un tipo de música como ruido y otras personas pueden considerarla como arte. Así pues conviene utilizar otra definición de ruido que pueda acotar un poco más el concepto.

De nuevo, volviendo a la wikipedia, ruido se define como:

Cuando se utiliza la expresión ruido como sinónimo de contaminación acústica, se está haciendo referencia a un ruido (sonido), con una intensidad alta (o una suma de intensidades), que puede resultar incluso perjudicial para la salud humana.

Por acotar, todavía más la OMS (Organización Mundial de la Salud) define como ruido, cualquier sonido superior a 65 decibelios.

Mientras que la legislación, en este caso, habría que remitirse a la directiva 2002/49/ce del parlamento europeo y del consejo de 25 de junio de 2002 sobre evaluación y gestión del ruido ambiental:

a)      «ruido ambiental»: el sonido exterior no deseado o nocivo generado por las actividades humanas, incluido el ruido emitido por los medios de transporte, por el tráfico rodado, ferroviario y aéreo y por emplazamientos de actividades industriales

Por tanto, a efectos de considerar algo ruido tiene que ser nocivo, es decir, afectar a la salud de las personas, aunque en la ley española del ruido, existe un epígrafe donde se habla del ruido que afecta a la naturaleza.

Fuentes de contaminación acústica

 

La contaminación acústica puede provenir de diferentes fuentes como pueden ser:

  • ACTIVIDADES INDUSTRIALES: las actividades industriales donde por ejemplo industrias mineras, de fabricación y transformación de metales… pueden causar grandes ruidos al exterior si no se toman las medidas preventivas adecuadas
  • TRANSPORTE: el transporte por carretera sobretodo en ciudades y vehículos que no sólo sean grandes camiones, sino turismos, furgonetas y motocicletas también son susceptibles de generar una gran cantidad de contaminación acústica sino la que más en los centros de las poblaciones.
  • CONSTRUCCIÓN: las actividades de construcción de viviendas también generan una gran cantidad de ruido por el transporte de materiales, el corte y las actividades propias de la actividad
  • HÁBITOS SOCIALES: los hábitos sociales son también uno de los grandes problemas de contaminación en las ciudades: los hábitos sociales nocturnos hasta altas horas de la madrugada provocan grandes molestias en los vecinos de la zona que ven perturbado su descanso habitualmente.

¿Cómo se mide la contaminación acústica?

La contaminación acústica se mide en decibelios utilizando un aparato llamado sonómetro. Sin embargo, para el ruido que nos interesa que es aquel al que es sensible el oído humano se utiliza el dB(A) que es el decibelio ponderado bajo una escala para que sea más sencillo identificar si el sonido es contaminación acústica o no.

contaminacion-acustica-sonometro

Algunos ejemplos de ruidos y sus niveles son

  • Pájaros trinando: 10 db
  • Rumor de hojas de árboles: 20 db
  • Zonas residenciales 40 db
  • Conversación normal: 50 db
  • Ambiente oficina: 70 db
  • Interior fábrica: 80 db
  • Tráfico rodado: 85 db
  • Claxon automóvil: 90 db
  • Claxon autobús: 100 db
  • Interior discotecas: 110 db
  • Motocicletas sin silenciador: 115 db
  • Taladradores: 120 db
  • Avión sobre la ciudad: 130 db
  • Umbral de dolor: 140 db

 ¿Qué niveles de contaminación acústica se consideran aceptables?

La legislación española, en concreto el Real Decreto 1367/2007, de 19 de octubre, por el que se desarrolla la Ley 37/2003, de 17 de noviembre, del Ruido, en lo referente a zonificación acústica, objetivos de calidad y emisiones acústicas establece una serie de niveles máximos de contaminación acústica tolerables.

En el caso de las diferentes zonas existentes, se marcan como valores máximos permitidos, los siguientes (los subíndices d=día, e=equivalente, n=nocturno):

 contaminación-acustica-limites

En el interior de los edificios los niveles aceptables son los siguientes . (los subíndices d=día, e=equivalente, n=nocturno):

contaminacion-acustica-limites-viviendas

En este vídeo se puede ver un poco sobre cómo afecta la contaminación acústica a los vecinos de zonas con mucho ruido.

¿Cómo evitar la contaminación acústica o ruido?

  • Aislamientos en las viviendas: las viviendas se pueden aislar tanto en los muros exteriores como en las ventanas utilizando los materiales apropiados que impiden la transmisión del ruido al interior de las viviendas.
  • Barreras acústicas: Si la solución lo requiere, solicitar a los ayuntamientos la instalación de barreras acústicas. Esta solución es muy utilizada en las autopistas y autovías cercanas a urbanizaciones.
  • Utilización de tapones: si no existe posibilidad de aislar la vivienda o solicitar las barreras acústicas otra solución es la de la utilización de tapones para los oídos. Hoy día son muy efectivos para eliminar el ruido y muy suaves para que no hagan daño en el conducto auditivo.

tapones-contaminacion-acustica

Google+